Mensaje de la semana

Posted on

La Palabra de Dios en este Domingo nos enseña el estilo de Jesús
para hacer sus milagros prodigiosos. Pero, quizá te preguntas.
¿Cuál era su estilo? Identificarse con los demás. Dice el dicho
popular meterse en el zapato del otro”, para entender la situación al
cien por ciento. Identificarse con los necesitados, con los
marginados de su tiempo. En el caso de hoy, el leproso, que si
observamos bien, sucede algo curioso se intercambian los papeles.
El leproso, por su condición de impuro no podía entrar en la
ciudad y al ser curado, Jesús, le ordena no decir nada a nadie
hasta ir a presentarse al sacerdote para su purificación. Pero, el
papel se invirtió el leproso no obedeció dijo a la gente del pueblo
que fue sanado. Por lo tanto ahora Jesús, ya no podía entrar
públicamente al pueblo. ¡Se quedo fuera!
Lo importante, es, que, en ese tiempo y ahora Jesús sigue
expulsado, encontrando, fuera en las periferias a muchos
enfermos. La situación llega al punto de ser crucificado fuera de
Jerusalén en medio de dos ladrones. ¿Has entendido el estilo de
Jesús? ¿Te gustaría intentar a partir de hoy su estilo? Ciertamente,
que no podremos curar del todo las diferentes enfermedades de
nuestro tiempo. Sin embargo, si podemos tener el poder de
acompañar, de orar, de visitar, de tocar con amor a los que sufren,
en casa y hospitales. Aún, yendo más lejos, pidamos a Jesús que
nos cure a nosotros mismos, para, luego aliviar a los demás. ¡Dios
nos conoce hasta el fondo del corazón, dejémonos tocar por él?
©2018 Liturgical Publications Inc.